El candidato incomprendido / En la opinión de José Gil Olmos

Por José Gil Olmos / Apro
 
Nadie lo comprendió; nadie valoró sus atributos de honestidad y transparencia, de hombre de familia y buen católico; ninguno tomó en cuenta su experiencia en cinco secretarías de Estado y sus propuestas de hacer del país una potencia. Nadie, absolutamente nadie lo entendió en seis meses de campaña y solo sus amigos, su familia y sus socios comprendieron su valor.
 
Vanessa Rubio, su mejor aliada, lo llenó de atributos cada vez que la entrevistaban en la radio. Con solo mencionar su nombre, de su boca salían virtudes y atributos de un ser excepcional, en un país donde el gobierno, partidos políticos y autoridades, tienen el sello indeleble de la corrupción.
 
Nada de esa "cultura", como la llamó Enrique Peña Nieto, salpicaba la figura del candidato. Era como un ave que camina por el pantano sin manchar ni una sola de sus plumas. La corrupción no le había hecho mella en su carrera de 20 años de funcionario público en tres sexenios.
 
Se trataba de un político excepcional porque ninguno de los escándalos que hubo en las secretarías de Hacienda, Economía, Relaciones Exteriores, Desarrollo Social y Energía, lo alcanzaron, y se mantuvo inmaculado en su paso por cada una de ellas. Eso, al menos es lo que decían y defendían sus biógrafos oficiales.
 
Por eso, Peña Nieto y el PRI lo eligieron como candidato y quitaron los candados de los principios estatutarios que por años fueron defendidos por los priistas de viejo cuño para evitar, precisamente, que personajes de fuera del partido se apoderaran de las candidaturas.
 
Eso no fue un impedimento, bajo la égida del manto presidencial y con su historia inmaculada como certificado de nacimiento, lo lanzaron como el candidato idóneo que el sistema necesitaba porque los empresarios, la iglesia, las grandes empresas de medios de comunicación y otros grupos poderosos, lo veían con buenos ojos.
 
Ni la militancia ni los simpatizantes importaron en esta decisión. Total, al final se disciplinan y siguen las líneas que mandan desde la dirigencia y, en este caso, desde Los Pinos. Al menos eso es lo que pensaron en el momento en que ungieron al primer candidato presidencial ciudadano en la historia del PRI.
 
Con ese pronombre convertido en adjetivo calificativo de "candidato ciudadano", encabezó la alianza Todos por México y se placeó por todo el país dando un discurso de que él era el mejor candidato de todos por su honestidad y experiencia.
 
Pero algo de este experimento no funcionó bien desde el primer día. Cada vez que en uno de sus eventos hablaba de corrupción, la gente recordaba los escándalos del presidente Peña y de decenas de integrantes del PRI. Y cada vez que se autonombraba "candidato ciudadano", los priistas volteaban a mirarse entre sí y luego hacia el escenario, tratando de entender esa esquizofrenia del ser o no ser en el mismo discurso.
 
Así fue su peregrinar como un candidato incomprendido por propios y extraños, como un político excepcional que en cualquier país desarrollado hubiese sido valorado por su inmaculada historia de honestidad y transparencia, no en México, donde todas sus propuestas para llevar al país a ser una potencia mundial fueron ignoradas y ninguneadas.
 
Por cierto… Pero con toda esa historia inigualable de rectitud, honestidad, experiencia y capacidad, uno se pregunta ¿por qué aceptó ser candidato de un partido y de un presidente marcados por la corrupción?, ¿por qué no denunció todos los casos de desvío de recursos públicos que se exhibieron en cada una de las secretarías que encabezó?, ¿por qué nunca se deslindó de un gobierno del que se benefició?, ¿por qué, finalmente, no hizo ninguna de sus propuestas para sacar al país de la crisis en los 20 años que estuvo como funcionario público? El voto del enojo social también tiene que ver con estas preguntas que José Antonio Meade difícilmente puede responder.
 
--

FOTO: DIEGO SIMÓN SÁNCHEZ /CUARTOSCURO.COM
 
Las opiniones emitidas en esta columna son responsabilidad de quien la escribe y no reflejan necesariamente la línea editorial de este medio.

zam
 

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto

Minuto a Minuto